CERRADO POR VACACIONES INDIFINIDAS
Pues si, este blog está de vacaciones indefinidas, aunque no por eso voy a dejar de hablar de videojuegos, pero no será en El Blog del jugópata, sino que serán parte importante de El Hogar de Dagarin, mi blog personal. No dejes de visitarlo si te ha interesado lo que has estado viendo por aquí.


Opinar es gratis. Si algo te llama la atención, para bien o para mal, no olvides comentar. Pensar que un post te ha llegado lo suficiente para animarte a perder un par de minutos en hacerme llegar tu opinión es la mejor recompensa.
Gracias por comentar.


martes, 24 de febrero de 2009

Impresiones RacePro

De muchos géneros de juegos, cada consola tiene un juego emblemático y generalmente en exclusiva, siempre que el talonario de la competencia no de para convertirlo en multiplataforma. Hablamos como siempre de la lucha PS3-XBOX360, Wii aparte en su mundo interior y exitoso. En FPS, tenemos a Halo o Gears en XBOX360 contra Killzone 2 de PS3. Singstar contra Lips, Scene-it contra Buzz… Un claro exponente de esta lucha son los simuladores de conducción: GranTurismo contra Forza Motorsport. Son dos grandes simuladores, cada uno con unas características particulares. Mientra que Forza 2 apostó por la vertiente mas simuladora, con daños en los coches y cientos de parámetros para personalizar la mecánica de los mismos, GranTurismo sigue apostando por el fotorealismo, sin descuidar la mecánica pero sin alcanzar el nivel de sofisticación de Forza 2 ni incluir daños (al menos de manera oficialmente confirmada aún).

Dos enfoques diferentes pero que buscan ofrecer sensaciones reales de conducción alejadas de la diversión pura estilo arcade de NeedForSpeed, Project Gotham o Burnout. Estas impresiones van sobre el Race Pro, pero creo conveniente esta breve introducción antes de entrar en materia. Vamos ya con el RacePro.


Hablamos con este RacePro de un simulador de conducción. Coches reales, circuitos reales y la intención de que la conducción sea lo mas real posible, alejándonos de acelerar a tope en cualquier sitio, de derrapar en las curvas y de buscar la espectacularidad. Aquí el espectáculo está en conseguir esa trazada perfecta, ese interior al contrario sin rozarlo y ese aprovechar la pista hasta el último centímetro, apurando la frenada al milímetro y ganando unas décimas acelerando algo antes aunque pisemos un poco el piano exterior. Conducción PROfesional.

Lo primero que tengo que decir es que se trata de un juego para utilizar el volante ese que tenemos generalmente aparcado en un armario. Ni remotamente se disfruta igual manejándolo con el pad analógico. Por supuesto que puede usarse el mando normal, pero ni conseguiremos los mismos tiempos ni tendremos la misma sensación de control. En este juego no hay que darle a tope al mando para girar, hay que entrar en la curva e ir girando a medida que la curva y la velocidad con la que hemos entrado lo pide, rectificando ligeramente si el coche empieza a irse de atrás, con ligeros toques de volante. Movimientos bruscos en el pad sin duda nos llevarán a trompos que pueden ser inacabables hasta que topemos con un muro u otro coche. Sin duda el juego ideal para aquellos que tengan volante. Posiblemente si no tenéis volante es que no sois fans de este tipo de conducción, así que posiblemente este juego no sea vuestro estilo. Y hay juegos muy buenos con estilo mas arcade, como el PGR4, el Burnout Paradise o incluso el NFS: Undercover (si podeis descargar el parche para sea bueno)

Siendo exclusivo debe ser uno de esos juegos que sacan buen jugo del hardware de la 360, pero desgraciadamente no es el caso. Especialmente en el aspecto gráfico, el juego deja bastante que desear. A poco que nos acerquemos a alguno de los coches que nos acompañan en la carrera, veremos que las texturas son de una resolución bajísima. Se ven pixels por todos lados y es resulta una mancha que poco se parece al diseño de la carrocería cuando lo vemos algo mas lejos. Los escenarios, sin ser malos, son tremendamente pobres de detalles. Por supuesto, nada de deformaciones en el escenario y apenas hay elementos que se rompan, solo algunos carteles o conos muy cercanos puedes llevártelos por delante. El resto del escenario, con un público casi totalmente estático y por supuesto efectos climatológicos ni nada similar. Bueno, lluvia si que tiene, pero mejor la olvidamos porque es una pena verla. Sin embargo, los paisajes están bastante bien recreados y resultan muy agradables de ver.

El problema también lo tenemos en el interior del coche, que es tremendamente tosco. Y no hablemos de la animación del conductos, un auténtico robot con movimientos absolutamente falsos. En fin, gráficamente no es ninguna maravilla. A años luz de Gran Turismo y algo lejos de Forza 2. Sonoramente tampoco es espectacular, pero si oyes bien los distintos motores y sus reacciones, que es lo importante, al igual que los bloqueos de las ruedas y los golpes. Bueno, de todas formas lo que este juego quiere darnos es simulación pura y dura. A ver si lo transmite.

Si. Definitivamente si. Aquí es donde tiene su fuerte este juego. La sensación de estar conduciendo un coche real está fielmente recreada. Si llegáis a probarlo, no os dejéis engañar por las primeras carreras. Son coches pequeños, con pocos caballos y tracción delantera, sencillos de manejar incluso en nivel profesional. Pero a medida que avanzas tu carrera profesional y vas cogiendo otros coches la cosa cambia tremendamente. los de tracción trasera con cientos de caballos te harán sudar para meterlos por la trazada buena. Tendrás que dosificar el gas y jugar con las marchas para que esos caballos no te desboquen el coche. Pisar un piano que tenga algo de elevación hará que el coche pierda muchísima estabilidad, huyendo del piano y descontrolándose. Posiblemente os pase como a mi, que os lancéis al modo profesional de dificultad viendo las primeras carreras, pero amigo, luego cualquier ayuda será poca para ganar una carrera.

Y con todo esto no intento hablar negativamente del juego, todo lo contrario. Es la intención del juego. El coches es como un coche real, nada de ir "sobre railes" como en los arcades, no señor. Aquí hay que hilar muy fino. Respecto a esas ayudas, todas configurables para activar o desactivar y varios niveles. Por ejemplo, con el control de tracción activado a tope, podréis pisar el acelerador sin miedo a que las ruedas patinen y se descontrole, pero si vais disminuyendo su intensidad, tendréis que ir controlando vuestro ímpetu a la hora de dar el pisotón al acelerador hasta que, si lo desactiváis por completo, tendréis que usar guantes en vez de calcetines en los pies para manejarlo con total suaviad. Muy bueno. En este apartado de ayudas, quiero destacar un punto negativo para mi. Estos juegos suelen dar la posibilidad de ver la linea de trazada. Es una linea virtual que se dibuja sobre el asfalto que te dice por donde tienes que ir y te va marcando si debes acelerar o frenar. En Forza 2, esta linea va cambiando dinámicamente, de manera que si frenas demasiado antes de una curva te indica que puedes acelerar. Del mismo modo, si vas dando mas gas de la cuenta te indica que vayas levantando un poco que te estás pasando. En este, la linea es fija, por lo que si vas pasado el te sigue indicando que ha llegado el momento de acelerar, aunque no sea correcto. Un gran fallo para los que nos gusta usar esa guía al principio para conocer los circuitos.

Otro punto importante en este tipo de simuladores es la capacidad de manejar la mecánica del coches. En este juego tienes una enorme cantidad de parámetros con los que jugar: Amortiguadores, frenos, pistones, relación de marchas... decenas de parámetros para los entendidos e ingenieros de Ferrari en potencia. Por mi parte, no doy para tanto, pero si creo que deben ser opciones mas que suficientes para cualquier enamorado de la mecánica en este sentido. Faltan opciones de personalización del coche a nivel estético, ya que solo puedes coger diseños predefinidos por el juego. Olvidad hacer vuestro escudo de carreras aquí.

Hablemos un poco de los modos de juego. El modo carrera te hace ir firmando contratos con diferentes marcas para correr en su nombre. Según el contrato serán mas o menos carreras y poco mas. Para que te acepten, tienes que realizar un tiempo mínimo en un circuito que te proponen, pero tiene un número de intentos ilimitado, así que es fácil de conseguir. Cada prueba que ganes te dará créditos (que aún no he entendido para que sirven), y desbloquea mas coches. Sencillo. Sin grandes menús ni opciones ni posibilidades de ir haciéndolas en orden diferente al propuesto. Luego tenemos los campeonatos, que son una serie de pruebas distintas, vas acumulando puntos en cada prueba y al final el que mas puntos tiene el global gana el campeonato. Sencillo también.

Propone para el multijugador en la misma consola, además de la pantalla partida compitiendo uno contra otro como siempre, un modo llamado Hot Seat cooperativo. Aquí se juega con dos mandos, dos jugadores y en la misma carrera los jugadores deben irse turnando. El tiempo de cada turno lo puedes definir al comenzar y me ha parecido un modo distinto y entretenido cuando tienes gente en casa, nunca me han gustado las pantallas partidas, la verdad.

Marcadores on line y para terminar, el desastre. El multijugador Online. Prometo rectificar este análisis si consigo descubrir como funciona, porque a mi me ha parecido horrible. Típica opción de buscar partidas y eliges una. Cuando entras, si la carrera está empezada, tu entras en ella, ahí, porque si, aunque los demás vayan por la última vuelta, tu te incorporas. Y cuando los demás terminan y tu apenas has salido de boxes, pues termina y vuelta a empezar. Esa ha sido mi experiencia tras 30 minutos intentándolo. Horroroso. No hay sala de espera para que todos comiencen, no estás viendo la partida hasta que acabe y empieces una carrera desde el principio. Tremendamente malo. Lo dicho, si algún día cojo la filosofía y aprendo a jugar online, haré un anexo a estas impresiones.

En resumen, este juego es un muy buen motivo para desempolvar el volante si lo tenéis mientras esperamos la llegada del Forza 3, que se prevé para finales de este 2009. Desgraciadamente, el hueco donde hay que encajar este juego es el mismo que el Forza 2, y está muy bien asentado en su trono como rey de la simulación automovilística en XBOX360, así que este RacePro tiene muy difícil quitarle el puesto. Número de coches, opciones online, la capacidad para decorar tu vehículo, las subastas... Forza 2 gana por goleada en muchos aspectos, aunque en cuanto a sensación de conducción los dos transmiten sensaciones muy similares y en este aspecto RacePro no tiene nada que envidiarle. Si no tenéis ninguno y queréis probar la experiencia, yo os recomendaría Forza 2 precisamente por extras. Si ya lo tenéis, sin duda este RacePro os gustará y servirá para aligerar la espera hasta navidades.

1 comentarios:

gdolphyn dijo...

Sí señor, otro análisis perfecto del amigo Dagarin.Ni más ni menos eso es lo que ofrece éste Race Pro.Un juego exigente, para jugarlo con el volante y que lo disfrutas más cuanto más lo juegas.

Lo que nos espera en 2010

Termina 2009, larga vida a 2010. Entra un año lleno de buenos juegos, o eso es lo que parece. Y los nuevos controles de movimiento, y la lucha XBOX360/PS3 en todo su apogeo...
Lo que nos espera en 2010

Muramasa: The demon blade

El último trabajo de Vanillaware se convierte en el must-have del año para Wii. Descúbrelo en nuestras impresiones.
Muramasa: The demon blade

Impresiones Tatsunoko VS. Capcom

Tras una historia digna de un culebrón, el versus de Capcom aparece en Europa. Siente su contundencia con nuestro análisis.
Impresiones Tatsunoko VS. Capcom

Juegos para el iPhone

La personal selección de Dagarin de pequeños pero grandes juegos disponibles en la AppStore para eso ratos de ocio con nuestro móvil favorito
Juegos para el iPhone
 
El blog del jugópata - Template By Blogger Clicks